Superando miedos
Todo sobre Zelda

Superando miedos: Como gestionar las emociones del perro

Holii perriamigos!! Hoy vamos a hablar de como vamos superando miedos que ha ido presentando Zelda y es que hace poco hemos hecho un avance increíble que nos ha costado un año!!!

En esta entrada https://elrinconcitodezelda.com/adaptacion-despues-de-la-adopcion-una-transicion-necesaria/ os contaba como es la adaptación tras la adopción; sobre todo tenemos que enfocarnos en dar el tiempo y el espacio suficiente a nuestros peludos para que vayan superando miedos que puedan tener.

Superando miedos: ¿Cuestión de tiempo?

Los miedos en los perros pueden venir de muchos factores, en nuestro caso, el miedo de Zelda al pasillo venía por que se escurrió el primer día que llegó a casa. Se auto vetó el pasillo y la cocina.

Si es cierto que el tiempo influye, Zelda va cogiendo confianza y se ve mas segura en casa, pero no es todo. Tenemos que poner de nuestra parte sin agobiarla.

Para motivarla nos íbamos a la cocina y la llamábamos pero no siempre y ella poco a poco fue viendo que en la cocina molaba. De hecho ahora a veces cuando necesita su tiempo a solas se tumba en la cocina.

Eso fue un avance increíble! Sin embargo seguía con el pasillo vetado, nosotros cuando íbamos a la cama por la noche le decíamos lo mismo Zelda ven! Y Zelda pasaba del tema, hasta hace poco…

Superando miedos muy poco a poco

Analizando los cambios: Claves para entender sus emociones

Un día de pronto escuchamos sus patitas, abrimos la puerta del dormitorio y ahí estaba! Pensamos que era algo genial, pero si veis la foto tiene el rabo en posición de miedo. Nos descolocó un poco ya que nadie la había obligado a ir, fue ella sola, le pusimos la cama en el dormitorio, apagamos la luz y…

Jadeos, mucho movimiento, incluso se chocó con el mueble, no entendíamos como no se quedaba tranquila si estaba con nosotros!, nos tenía descolocados asique la llevamos al salón pensando que ahí estaría mejor. ERROR.

Al final uno aprender a base de cometer errores, después de este primer día Zelda empezó todas las noches a no querer estar en el salón; Llegando a meter el rabo entre las piernas y a temblar.

Llegados a este punto diréis: Tiene miedo de algo! Nosotros lo pensamos también pero no había nada que no fuese lo de siempre, el trafico normal de la noche.

La clave para ir superando los miedos es observar, siempre observar

Al final decidimos no obligarla a pasar la noche en el salón y dejar que hiciese lo que le diese la gana, estaba claro que teníamos que encontrar el motivo por el cual no quería estar en el salón…¿Pero había un motivo realmente?

Ya os digo que no, cuando la dejamos a su aire (cerrando la puerta de la cocina) Nos sorprendió, habíamos puesto su cama azul en la habitación de invitados para no tener dos camas en el salón; Cual fue nuestra sorpresa que cuando se vino detrás de nosotros vio la cama y se fue a la habitación de invitados.

No se quedó ahí, al final dio unos paseos y donde pensáis que durmió? Exacto! En el salón. Resulta que lo que le da miedo es tener puertas cerradas y verse encerrada

Pillada!!

Lo mas sencillo puede ser un problema para ellos, entenderles es lo principal

Como veis Zelda ya no tiene límites en casa, ya solo queda un miedo por superar…El baño en la bañera de casa, pero es algo que no nos preocupa porque ella normalmente va a la peluquería.

Le hemos dado mil vueltas durante este año al miedo de Zelda, que si era a la noche, a la oscuridad, a quedarse sola…Mil cosas y al final lo único que teníamos que hacer era dejar las puertas abiertas! Sí bien es cierto que la noche no es lo que mas le guste del mundo, sumado a su instinto de guardián pero no os podéis imaginar la alegría que es verla rondando por la casa.

Si tenéis un perro con miedos, observad, sobre todo eso porque lo mismo estamos enfocando un miedo de forma errónea y si el miedo llega a suponer un problema, contactad con un educador canino o etólogo que os ayude y sobre todo que trate a vuestro peludo desde el respeto.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *